No te olvides de descalcificar la cafetera

por | 20 octubre, 2015

La descalcificación es uno de los procesos en el mantenimiento de las cafeteras que los consumidores suelen descuidar con más frecuencia, lo que puede acarrear problemas, sobre todo en las zonas de agua dura, en especial en el litoral mediterráneo.

Si no se efectua con la frecuencia correspondiente la descalcificación, se pueden acumular sedimentos en las conducciones internas de las cafeteras, que además de alterar el sabor, ponen en riesgo a la máquina.

La dureza del agua, unido a la frecuencia de uso de la cafetera, son los dos factores que determinan la periodicidad con la que se debará realizar la descalcificación. Si el uso de la cafetera es intenso, más de tres veces al día, y se utiliza agua del grifo en una de las zonas de agua dura, el proceso deberá realizarse cada tres o cuatro meses. En el otro extremo, en las zonas de agua blanda (centro i noroeste peninsular), y un uso de un solo café diario, bastará con descalcificar la máquina cada dos años.

En los productos de descalcificación de cafeteras de cápsulas de café a la venta figuran guías para su correcta utilización. Lo único que no se deberá olvidar para conservar la máquina en condiciones y obtener bebidas óptimas es repetir el proceso con la frecuencia que corresponda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.